viernes, 2 de enero de 2015


02.01.2015

THE GLASSHOUSES
 
Royal Botanic Garden de Edimburgo
 
Si alguna vez tenéis la oportunidad de visitar la maravillosa ciudad de Edimburgo, os recomiendo que sea el mes del año que sea, hagáis un hueco en vuestra agenda para visitar el Royal Botanic Garden y su pieza estrella, los invernaderos, o glasshouses como se llaman allí. Es la única parte del Jardín Botánico en la que hay que pagar, pero bien merece la pena.
Las glasshouses albergan alrededor de 2.400 especies diferentes que provienen de hábitats tan dispares como la selva amazónica, las montañas de Indonesia, los bosques nubosos australianos o el desierto arábigo.
El acceso se lleva a cabo por el que para mi gusto es la glasshouse más bonita, la Temperature Palm House que fue inagurada en 1.858, y es el invernadero destinado a albergar palmeras tropicales, más alto del mundo, con 23 metros de altura.

Cada invernadero está conectado con el siguiente, de manera que se puede realizar una ruta por todos ellos, sin tener que salir al exterior. Cosa que es de agradecer si como en mi caso aprovechas a visitar las glasshouses, en mitad de una abúndate shower escocesa
Es por tanto un paseo que merece hacerse con calma, tiempo y con todos los sentidos abiertos para poder experimentar, descubrir y disfrutar de una naturaleza totalmente exuberante que no dejará indiferente a nadie. 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario