lunes, 24 de noviembre de 2014


25.11.2014
 
¡AÚN NOS QUEDA OTOÑO!


 
A un mes justo del día de Navidad, me doy cuenta que el otoño se está pasando deprisa… demasiado deprisa.

Si lo pensamos bien, somos bastante ingratos con esta bellísima estación.
 
Por un lado intentamos alargar el verano todo lo que podemos, gracias a  unas temperaturas más que benevolentes. Vemos que las hojas amarillean y caen, pero seguimos yendo ligeros de ropa, apurando las terrazas, y creyéndonos que vivimos en un verano interminable. ¡Y nos inventamos el "veroño"!

Por otro lado, es llegar el 1 de Diciembre, y como por arte de magia, el otoño desaparece, dando lugar de manera misteriosa a una nueva estación climatológica llamada Navidad, donde de repente ya no vemos hojas amarillas en el suelo, ni colores marrones y ocres, sino blancos, rojos y verdes, acompañados de todo tipo de luces y adornos. E imploramos por tener una blanca navidad, dejando el otoño a un lado y esperando ansiosos el invierno.
 
¡Pobre otoño!, no le hacemos justicia.
 
Conclusión, ¿cuántos días grises, y melancólicos hemos tenido?, ¿cuántos paseos lluviosos hemos dado?, ¿cuántas hojas secas hemos tirado al aire?, ¿qué nos queda de un otoño de algo más de un mes?... pues personalmente me queda la intención de no dejar escapar ni un segundo más a esta magnífica estación, de disfrutarla aunque haga calor o empiece a oír villancicos tempranos. Porque sí... ¡aún nos queda otoño!